You are here
Home > Estado > Busca Bazán desmarcar al PRI de la corrupción

Busca Bazán desmarcar al PRI de la corrupción

El dirigente estatal del PRI, Omar Bazán Flores, pide que el órgano nacional de justicia interna de su partido expulse al exgobernador César Duarte, “para que nos liberen de ese lastre en Chihuahua”, pues al tricolor a nivel estatal le resta autoridad para pronunciarse y actuar contra la corrupción.

Pero también considera que el gobernador Javier Corral debe detener y procesar a su antecesor y no limitarse a hacer expresiones, a hacer pronunciamientos, pues es un asunto de la procuración y administración de la justicia, que le corresponde a la autoridad estatal.

“Lo del pasado júzgalo, pero con nombre y apellido. Júzgalo y a la brevedad, quítanos ese lastre a la brevedad. Estás exigiendo resolutivo de expulsión del exgobernador, agárralo”, dice Bazán Flores, al referirse al asunto del exgobernador Duarte, abordado –revela- en una reunión con el jefe del Ejecutivo, en una primera reunión de acercamiento.

Aborda el camino que lo llevó a la dirigencia estatal, el papel del “duartismo” y de los otros grupos internos que operan en el PRI, de los retos del partido y los acuerdos iniciales con el PRI, con los que se sacaron adelante en el Congreso del Estado temas importantes de la reforma electoral, como la figura del Gobierno de Coalición establecido en la Constitución y el mecanismo para eliminar la transferencia de votos a los minipartidos.

Dice que llegó a la dirigencia estatal sin la marca de alguno de los grupos internos locales del PRI, pues no se le identifica con los exgobernadores que son las cabezas visibles, alrededor de los cuales se aglutinan las corrientes y expresiones del priismo de Chihuahua.

Bazán señala que jamás trabajó con los gobiernos de Fernando Baeza Meléndez, Patricio Martínez, Reyes Baeza o César Duarte, sino en los órganos y sectores del PRI, como el Frente Juvenil que dirigió, la Confederación Nacional de Organizaciones Populares y luego la Fundación Colosio, además de que fue diputado federal en dos ocasiones, pero sin pertenecer a alguno de los grupos principales.

Con Duarte Jáquez, asienta, fue excluido, pese a que en el primer año de su sexenio entregó el sector popular del PRI en el estado, la CNOP, y en la parte final abanderó la Fundación Colosio. Las razones de su exclusión, señala, no fueron personales, fue algo que padecieron otros priistas en la administración del exgobernador, producto de los excesos políticos que se vivieron, como el de no buscar equilibrios internos.

Deja un comentario

Top